RAForum
Slogan du site
Descriptif du site
Mintz, Frank
Miguel Bakunin, la Internacional y la Alianza en España (1863-1873) de Max NETTLAU
Artículo puesto en línea el 10 de diciembre de 2003
última modificación el 26 de abril de 2015
logo imprimer
Grabar en formato PDF

Madrid, La Piqueta, 1977, 156 pp.

El concepto básico de Nettlau consiste en considerar que el anarquismo se originó casi espontáneamente en España. La consecuencia de ello es que el mal proviene de los marxistas; quienes eran sin embargo sólo un puñado. El éxito, como los altibajos de la Alianza, tienden a explicarse a base de afirmaciones perentorias.

La parte histórica es -por supuesto- excelente. En septiembre de 1868 estalló en España una insurrección de origen burgués republicano, la reina fue destronada. Al mismo tiempo, en el congreso de Berna, Bakunin y sus amigos habían fundado la Alianza Internacional de la Democracia Socialista, que existía desde 1864, realmente, pero que inició su actividad en la Internacional a partir de 1868 :

"es una sociedad secreta formada en el seno mismo de la Internacional, para darle una organización revolucionaria, para transformarla, a ella y a todas las masas populares que se encuentran fuera de ella, en una potencia suficientemente organizada para aniquilar la reacción político-clérico-burguesa, para destruir todas las instituciones económicas, jurídicas, religiosas y políticas de los Estados" (carta de Bakunin de 1872, p.114).

Bakunin, al vislumbrar posibilidades revolucionarias en España, pidió a pesar de no tener fondos a varios amigos que fueran allí, y Giuseppe Fanelli cumplió en parte este cometido. La preocupación de Bakunin por la falta de financiación era profunda :

"Sufría viendo los obstáculos accidentales que paralizaban sus esperanzas y sus planes y la idea de apoderarse de fondos públicos, aprovechando una conmoción general, le ocupó seriamente" (p.22).

El propio Fanelli tuvo que pedir prestado en España a un amigo de Bakunin, lo que apunta el ruso :

"le he preguntado simplemente cuánto y por cuánto tiempo le quedaba dinero y me envía una cuenta ridícula de sus gastos cotidianos, como si hubiese podido nunca dudar de su puritanismo ante sí mismo. Eso me ha herido profundamente, entristecido; En fin, qué hacer, hay que tomar a los amigos como son" (p.28).

En Madrid, Fanelli tomó contacto con un círculo obrero en el que se conocían algunas obras de Proudhon y Fourrier. Allí estaban Morago (grabador), Lorenzo (tipógrafo), Mora (zapatero), en total 24 personas :

"Habló en francés y en italiano, se comprendía su mímica expresiva y siguió su discurso. Hubo tres o cuatro de tales sesiones de propaganda y discusiones privadas en paseos y en el café" (p.38)

Y empezó con el éxitio inicial que conocemos la andadura del sindicalismo revolucionario. Señaló atinadamente Nettlau :

"Reproduzco estos detalles para mostrar qué pequeños obstáculos y contratiempos obstruían esos esfuerzos que la leyenda se figura hechos de un golpe, por un impulso impetuosos" (p.23).

Fanelli había cumplido su cometido, pero mezclando la AIT -el sindicalismo- con la Alianza -grupo ideológico clandestino-, lo que se reveló a la luz pública con la denuncia de los partidarios de Marx. El criterio de Bakunin en una carta de 1872 -que Nettlau no comenta realmente- es el siguiente :

"Al ayudarnos a echar los primeros cimientos tanto de la A(AIT) como de la Y (Alianza) en 1869 (en España), Christophe (Fanelli) ha cometido una falta de organización de la cual sentís ahora los efectos. Ha confundido la Internacional con la Alianza y por eso ha invitado a los amigos de 3521 (Madrid) a fundar la Internacional con el programa de la Alianza. Al principio eso ha podido parecer un gran triunfo; pero, en realidad, se convierte en una causa de confusión y de desorganización, tanto para una como para otra" (p.30).

Nettlau se dejó en el tintero lo esencial : Bakunin se percató seguramente rápido del error, pero puesto que el movimiento iba cuesta arriba, él como era práctico y táctico pensó seguramente peor es meneallo; hasta que los acontecimientos le obligaron a restablecer la separación entre ambos organismos.

¿Y qué era la tan cacareada Alianza? ¿Un texto como el Catecismo revolucionario de Nechayev, implacable, jesuítico, asqueroso? Ahi van largos fragmentos, e indico de paso que los conocedores serios de Bakunin -Pirumova, Lhening, Nettlau- rechazan la autoría del Catecismo a Bakunin, al contrario de los marxistas leninistas, ellos quienes lo aplicaron siempre para llegar al poder y conservarlo y habrían debido enzalzar a Bakunin o a Nechayev por justificar la ausencia de escrúpulos.

Programa (completo)

1. La Alianza quiere, ante todo, Ia abolición definitiva y completa de las clases y la igualdad económica y social de los individuos de ambos sexos. Para llegar a este objeto, pide la abolición de la propiedad individual y del derecho de heredar, a fin de que en el porvenir sea el goce proporcionado a la producción de cada uno, y que conforme con las decisiones tomadas por los últimos congresos de Bruselas y Basilea, la tierra y los instrumentos de trabajo, como cualquier otro capital, llegando a ser propiedad colectiva de la Sociedad entera, no puedan ser utilizados más que por los trabajadores, es decir, por las asociaciones agrícolas e industriales.

2. Quiere para todos los niños de ambos sexos, desde que nazcan, la igualdad en los medios de desarrollo, es decir, de alimentación, de ilustración y de educación en todos los grados de la ciencia y de la industria y de las artes, convencida de que esto dará por resultado que la igualdad solamente económica y social en su principio, Ilegará a ser también intelectual, haciendo desaparecer todas las desigualdades ficticias, productos históricos de una organización tan falsa como inícua.

3. Enemiga de todo despotismo, no reconoce ninguna forma de Estado, y rechaza toda acción revolucionaria que no tenga por objeto inmediato y directo el triunfo de la causa de los trabajadores contra el capital; pues quiere que todos los Estados políticos y autoritarios actualmente existentes se reduzcan a simples funciones administrativas de los servicios públicos en sus países respectivos, estableciéndose la unión universal de las libres asociaciones tanto agrícolas como industriales.

4. No pudiendo la cuestión social encontrar" su solución definitiva y real sino en la base de la solidaridad internacional de los trabajadores de todos los países, la Alianza rehusa toda marcha que se funde sobre el llamado patriotismo y sobre la rivalidad de las naciones.

5. La Alianza se declara atea; quiere la abolición de los cultos; la sustitución de la ciencia a la fe y de la justicia humana a la justicia divina.

Estatutos (fragmentos)

1. La Alianza de la Democracia Socialista estará constituida por miembros de la Asociación Internacional de los Trabajadores, y tendrá por objeto la propaganda y desarrollo de los principios de su programa y el estudio y práctica de todos los medios propios para alcanzar la emancipación directa e inmediata de la clase obrera.

2. A fin de conseguir los mayores resultados posibles y de no comprometer la marcha de la organización social, Ia Alianza será eminentemente secreta.

3. Para la admisión de nuevos socios se procederá, a propuesta de algún miembro antiguo, al nombramiento de una comisión encargada de examinar detenidamente el carácter y circunstancias del aspirante, quien podrá ser admitido por votos de mayoría de socios, después de haber oído éstos el dictamen de la comisión examinadora.

4. No puede ser admitido miembro alguno sin antes haber aceptado sincera y completamente los principios del programa, y prometido hacer a su alrededor, según la medida de sus fuerzas, la propaganda más activa de ellos, tanto por el ejemplo, como por la palabra.

5. La Alianza influirá cuanto pueda en el seno de la Federación obrera local para que no tome una marcha reaccionaria o antirrevolucionaria.

10. Cada miembro de la Asociación en los momentos difíciles de su vida tendrá derecho a la protección fraternal de todos y de cada uno de los asociados.

12. En todos los puntos reglamentarios no previstos en los presentes estatutos se observarán las prácticas propias de cada asociación democrática.

13. Todo modificación a los presentes estatutos deberá ser aprobada a lo menos por dos terceras partes de sus miembros (p.62-64).

Ni el programa ni los estatutos me parecen escandaloso. Pero el sesgo, la orientación del libro de Nettlau resultan peligrosos como se ve con las dos citas a continuación, la primera de Bakunin y luego del propio autor :

"los que han descubierto el secreto de la A., secreto que hemos prometido todos guardar por nuestro honor, son muy culpables. Traicionar la A. es traicionar la revolución (hacia 1872, p.113); Fanelli cometió, pues, ese error, que los camaradas de España repararon, por lo demás y que no les ha causado ningún mal, en el fondo;" (p.31).

Nettlau consideraba natural que hubiera una dirección ideológica secreta del sindicalismo, imcomprensible e inalcanzable para la base, para los trabajadores. El negarse de parte de Nettlau a denunciar la práctica carbonaria, masónica, únicamente aplicable en el contexto de la AIT de Marx y Bakunin impregnados de la ilusión del derrumbre inminente del capitalismo, resulta una falta grave. Nettlau tenía conocimiento de la discusión entre sindicalista y anarquistas en el congreso de Amsterdam de 1907, amén de la experiencia del sindicalismo revolucionario, sin contar el sindicalismo de tipo anarquista con su componente argentina y española. Como el libro se publicó en 1923, sin reflexión ni conclusión crítica de Nettlau, era una llamada a repetir la Alianza, lo que captó rápido el editor, Abad de Santillán. La idea de la FAI late en estas páginas, aun si el libro parece muy centrado en el pasado.

(Noir & Rouge N°27, 1964)

Frank MINTZ


Arriba
Sitio realizado con SPIP
Con el esqueleto ESCAL 4.1.4